2006/08/03

Anecdotario del pasado fin de semana

Es una mala costumbre mía esta de la pereza.

Voy dejando las cosas siempre para después, y al final o no las hago o las hago tarde.

El fin de semana pasado, agobiado por el calor de este verano asesino (canícula dicen que se llama, es lo más crudo del crudo verano), me fui a Zaragoza, a refrescarme y a hacer el mal.

Nada más llegar me encontré con Álex y Vanesa, es lo que tiene Zaragoza (me encanta), que si estás fuera de casa más de un cuarto de hora te vas a encontrar a alguien. Me despedí de ellos, los dejé en la moto, y cuando cruzaba Goya.

PAM.

Una pava que se va a toda prisa a buscar un sitio de aparcamiento (justo delante de mí!) que no ve a un motorista con su special, éste golpea contra el morro del coche y se lleva un trozo con la moto, pero no se va al suelo. Desequilibrado pierde la trazada y se da contra uno de estos bordillos viselados, y sale volando, con moto incluída, aterrizando justo contra el otro bordillo, que no tiene visel, y ya totalmente desequilibrado se separa de su moto y se le pierde de vista.

La Avenida de Goya en ese punto tiene un respiradero del soterramiento de las vías del tren, y hasta hace nada había un hueco por el que se veían las mismas... afortunadamente lo taparon, porque de no haber sido así, el motero habría entrado, así de tres puntos, pero no, se la pegó contra una especie de mallazo metálico.

Fui el primer en llegar y aoartarle la moto de encima, le dolía la pierna, con lo que ya no me preocupé, de no haberla sentido estaríamos con otro rollito.

Hay que usar el casco, tronco.

Ya llegué a CaChús, y de allí a cenar a casa Pinas y de copas... la cena no le sentó bien al Chú, así que se suspendió el copeo, y lo cambiamos por noche friky de 3D... me ha cambiado la vida (laboral), más información sobre este punto más adelante.

El viernes se destapó como un día fresquete, qué bien, visita a la Caixa y comida en el Sakura (Matata), toda la tarde dibujando como un niño bueno y cena de turco con los PiniCas y los Sergios, la Quibus estaba de visita, y menos Javi (que es un rajado para estas suertes) nos fuimos a tomar una copilla al Mar de Dios... Yo tenía sed de mal.

A eso de las dos se fueron todos y nos dejaron solos a Chus y a mí, vamos, a los profesionales. Y cumplimos con lo que se esperaba de nosotros, copa, copa, copa, copón, qué de copas...

El Fantasma, el Jelfayar (sólo visita), el Pulp(o) -aquí ya estaba MUY pedo, bailando como si me fuera la vida en ello, a pesar de lo que se dice por ahí, tampoco pinchan tan mal allí, al contrario- y luego, con toda la papa ya daba igual pagar entrada en la EnBruto (Bulebar), allí, guiado por el alcol, llegué a la barra como si el bar estuviera vacío y pedí... no esperé nada... el alcol me guió y me dijo "vamos allí" y fuimos, justo para encontrarnos con Cris (la niña Mina), que resulta que su chico, el Iván (Friklan) estaba pinchando, bailé otro poco, pero ya empapizado, no era Fred Aster precisamente... Bueno, Iván un Jausero, pero bueno, supongo que si te dicen que pinches Jaus, lo pinchas...

El sábado me desperté menos mal de lo que me esperaba, el haber dejado según qué hábitos, hace mucho.

Bocadillo para comer y hala, a la Fnac.

La Fnac de Zaragoza es un sitio curioso, garantía de que alguien te encuentras fijo, y así fue, allí estaba David Fauquié, qué majo que es... y qué bien habla por teléfono.

Tarde currante y cena de bocata (sí, sí, otra vez), ya me dio para acabarme el tebeo y salir con más tranquilidad.

Apareció Bétur... qué tío... éste sí que es una apuesta segura para hacer el mal. Traía una botella de Lambrusco y una noticia, se ha pasado de los romanos a los celtíberos; yo habría apostado que se pasaría a los mozárabes, pero no, chico, supongo que con los celtas se liga más, la Nueva Era es lo que tiene.

Salimos con una idea fija en la mente, EL MAL, y a fé que lo conseguimos.

En el Fergus había rollito DramanBás del de Ernesto, pero él estaba en Denia, así que nada, nada, una copa y al siguiente, aquella copa se me hizo muy cuesta arriba, y presagiaba lo peor. Salimos de aquel antro que ha visto fiestas de todos los rollos, tuvo su momento de fiestas de siniestros, fí-ja-te, y nos fuimos al Mar de Dios, pinchaba el Chema (nos lo había dicho el día anterior en el Pulpo) y fuimos a quedar bien, la copa que me tomé allí confirmó mis sospechas, ya no me puedo ir de pedo dos días seguidos, me hago mayor.

Fuimos al Fantasma, que estaba lleno hasta la bandera, entré hasta el fondo y allí le dije a Bétur: "no hay nadie conocido", cuando me volví para iniciar la maniobra de salida, me encontré de bruces (bueno, de pechos) con Lokillo... parece que sí había alguien conocido...

La siguiente parada fue en el Candi (Warhol), allí pinchaba la MaríaJosé, rollito Motaun (el espútnik de la 33 va dejando poso y todo), allí ya me pasé a la cocacola, y mucho mejor, este sitio también estaba a petar, y mirando la edad de la peña (no soy nadie para decir esto, lo sé) y las pintas, ya me di cuenta, había habido concierto de los Jú, había unas Vespas preciosas delante del Jelfayar... me dio para pensar que algún día me pondré una, aunque sea sólo para tenerla bien guapa y sacarla de paseo algún día... aunque claro, por una bobada puedes marcarte un triple en Avenida Goya.

Llegamos al Pulpo sin contratiempos, y me acerqué a la barra para pedir, con mis ojos miopes vi que el camarero me ponía caras, por un momento pensé que mi potente atractivo guey hacía de las suyas, "si es que no puedo controlarlo" me dije, el camarero se acercó y no era otro que mi primo Josemi el Palen... Nos hizo un barato y a bailar, parece ser que el pincha era SantiRex, de los Niños del Brasil, y no pincha tan mal, pinchó bastante rollito ochentas y otra vez (como el viernes) puso "Rey del Glam" de Alaska... ahí junté las piezas... SantiRex, rey del Glam, T-REX, rey del Glam... de hecho recordé que el día anterior había puesto Niños del Brasil... Es una opción personal, pero yo no pincharía una canción mía en un bar; por decoro, vamos.

Aprovechando la coyuntura (el Josemi camarero) salimos de allí bien bebidos, aunque yo me hubiera pasado al zumo de naranja, estaba embebido por el ambiente (lo pillas?, emBEBIDO), Bétur estaba proyectando sus jugos gástricos sobre una muchachas, no les bomitaba, intentaba digerirlas...

Llegamos a la EnBruto, había cola para entrar (pagando!, es que no lo entiendo... es un sitio infecto!), allí nos encontramos con Fernando Sapito, que se volvía a casa; pues nada, entramos al garito y me fui a pedir, entrada con consumición 10€, hay que consumir cuanto antes, le pedí al alegre camarero un Jotabé cola, un Redbul y un Bacardí cola con un poco de limón exprimido, el alegre muchacho se lo curró muy bien y rapidito, a lo que yo no pude más que exclamar: "Ole, ole, esos cubatas bien puestos, eres un artista", el camarero cogió sus tres tiquets y se fue a la cajá, volvió al instante y me devolvió uno: "ten, está todo el mundo quejándose, para uno majo que hay..." yo le di las gracias y me fui con las copas... esta vez sí que debió ser mi atractivo guey. En la cabina seguía pinchando el Iván, más Jausero que nunca, y yo, como un tronco a la deriba en el mar bailaba por inercia, nos echaron y nos fuimos para casa.

El domingo fuimos a comer a la terraza de Cuéllar y al bus, donde me lei "Identity Crisis" de DC, un tebeo muy chulo, ah, el aire acondicionado me dejó la garganta hecha un trapo.

Davizzz

Documento gráfico:

Así quedó Chus tras un par de días de fiesta...

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, hola

Sin hacer ningún comentario del documento gráfico... te diré que si encuentras una vespinillo a buen precio me lo hagas saber, pero nada de una versión moderna y superfashion, yo busco una reliquia!

Bicho