2006/11/22

Fin de semana en Vilanova

Hola chiquilicuates;

Este fin de semana Carolina nos invitó a una casa de su familia en Vilanova i la Geltrú (o como sea que se escriba), ante todo darle las gracias porque una oportunidad así no se tiene todos los días, gracias, gracias.

El sitio era alucinante, una casa inmensa (¿a partir de qué tamaño se les llama palacios?) de mediados del siglo XIX, con muebles de la época y todo, vamos, flipante.




Esta era la habitación donde dormimos, un poco de miedito al principio, pero el lujo tiene una sorprendente capacidad de infundir valor.

Los techos de las habitaciones estaban llenos de trampantojos y pinturas decorativas.

Esto es la terracita de la entrada, unas persianas de madera finita tapaban el sol, la verdad es que hizo un día buenísimo.

La terraza sobre las caballerizas (ahora cochera).

El mejor sitio para desayunar.



El saloncito de estar, ideal para resolver asesinatos.

Una estatua en el patio.


Aquí durmió Xavi. Las habitaciones grandes comunicaban con las pequeñas (en una casa tan grande se pierde la sensación de tamaño con respecto a un piso normal) por un pasillo y un baño.

Un salón comunica las habitaciones grandes.

Una terraza en el comedor.


Aunque no lo parezca, el comedor es gigante, las puertas y los techos son altísimos.


La entrada principal, para que te cupiera el carro dentro de casa.

La vista desde la escalera.



La biblioteca... si es que está pidiendo a gritos una partidita de Cthulhu!

Una terraza para las habitaciones del piso de arriba.

La habitación de las niñas (de noche daba un yuyu que lo flipas).

Un dormitorio del piso de arriba.


El salón rojo, que unía las habitaciones principales del piso de arriba.

La zona del servicio, una casa dentro de la casa.


El desván... gigante.





La terraza de arriba del todo, fijaros la altura, deja a pisos modernos como casitas pequeñas.


Nos quedamos encerrados arriba... con un saurio terrible!

Una claraboya en tu propia casa, para flipar.




Y a casa!

2 comentarios:

Minos dijo...

¡Cáspita!! con la mansión de los Plaff!!

lavir dijo...

oh, tío!!! ese desván es mi sueño!! ofrece a la colega mis servicios como restauradora..., hay curro! y confiesa...no robaste nada?? qué tentación!!

saluítos desde el páramo