2007/11/30

Mantenerse a flote


Anoche, jueves noche, salí por ahí a ahogar las penas, gracias Chus.

Me gusta salir entre semana, está todo más tranquilo, y te encuentras gente que normalmente no ves, también vas a otros sitios y a otras horas, incluso bebes otras cosas, nada, ayer cerveceamos como unos campeones.

Con la excusa de que tenía hora en la peluquería hoy a las nueve, que por qué tan pronto? cualquier día lo cuento... Fuimos a la Lata lo primero, tenía un poco de aquel punto flashback tan melancólico, me surgían paralelismos por todas partes, y aún no había bebido nada. Nos atendió Javi; Javi no es uno de esos camareros atentos y serviciales que siempre te dan conversación y te tratan como a un cliente, no, Javi es más sincero, el día que no le hace gracia verte o que le sale cruzado, te sirve, te cobra y punto, ayer estaba muy agradable, se alegraba de vernos; es ese punto de sinceridad que demuestra cuando te trata malamente que te hace valorar cuando te trata guay. Una Murphy's, irlandesa, en estas fechas perrunas se nota, y al Tigre.

En el Tigre otro ejemplo de camarera sincera/borde, intenta ser amable, pero no termina de tenerle el rollo cogido... siempre es profesional, eso sí. Aquí no tenían Murphy's. La camarera de fin de semana estaba ahí tomándose unas copillas, y claro, a esta sí que le sale mejor lo de ser agradable, veintytrés años... qué joven. Dos Heinekens y a casa, a no ser que estuviera abierto el Mar de Dios.

¡Que sí que estaba abierto! Y sí tenían Murphy's, ahí se puso en marcha el mecanismo que gobierna los jueves por la noche... nos encontramos con el Nanuk, encuentro muy de jueves, ¡Y con Miguelito mi vecino de la infancia! Nada, nada, charradita muy de borrachito, por eso... ah, el Miguelito... tío... qué de tiempo hacía... Me recordó que la última vez que nos vimos fue en el curso de fotosop aquel que di... hablamos de mujeres, cómo no... pues nada, que resulta que está de piscinero, como estaba el Perrito... lo que son las cosas... Dos Murphy's y yo ya tiré para casa.

Lo que sí que siguieron de ronda al Páramo, para mí estaba demasiado cerca de la zona de peligro, así que no hubo manera de convencerme.

Esta mañana he conseguido despertarme sin problemas gracias a que me meaba como un campeón, me he quitado la legaña y a los recados. Hubiera querido llevar mi musiquita, pero a mi emepetrés, sí ese emepetrés, se le había acabado la batería casi sin darme cuenta... Lo que son los paralelismos.

Las peluqueras estaban hoy muy dicharacheras, se nota el viernes. Que conste que el pelo me lo iba a cortar igual, pero ha surgido así. De bien poco que no les pidiera una buena rapada, menos mal, porque lo probé con diez kilos menos y diez años menos y si no fue buena idea entonces imagínate ahora.

Luego me he ido arrastrando por todas mis paradas hasta la fnac donde no he encontrado el libro que necesitaba, tal vez luego me pase por Amazon, total si me lo cobran en dólares me ahorraré un dinerillo...

De vuelta, y sin ningún ánimo he entrado en escunfún y he encontrado mi americana/parka, casi sin buscar, oye...

Sé que es muy tópico, emborracharte, cortarte el pelo y gastarte una pasta en ropa para animarte, pero funciona... o eso creo, sólo son las doce y media.