2007/12/28

Atila

En mi post del día 24 ya adelantaba la pérdida de rumbo de mi vida, lo que no conté era mi malévolo plan de salir a diario aprovechando el tirón navideño.

El viernes 21 empezó, aunque ya llevaba toda la semana gestándose, ese viernes con Chus y con Pili, el sábado con Amada y Vero (y mis hermanos), el domingo con Isa y Clara, el lunes con todo el mundo, acabé con Pili, Sara y Marian, el martes con Mariano, Mabel y Bea. Ya en Zaragoza el miércoles salí con Chus (y luego Graciela) y ayer con ATILA Y LOS HUNOS (Caty, Silvia, Carmen y Liliana, ahí es nada).

La buena de Caty ha venido de Ceuta con las pilas cargadas y muchas ganas de fiesta, y como yo no tenía otra opción más saludable, pues fui. Me lo pasé muy bien porque son unas chicas muy majicas, pero además de las anécdotas y encuentros de borrachillo hubo un hecho que me dejó un poco pensativo. Me encontré con dos amigos de mis dos exes, a uno ya lo conocía, y de hecho lo cuento ya como amigo, pero el otro... oí su apellido y ya saqué mis conclusiones, me hizo gracia, porque él no sabía nada (nunca nos presentaron)... El caso es que me hizo pensar un poco. Pero no pasa nada, porque ya tenía una cura previa.

Ayer por la tarde hablé con una amiga, una chica súper mona, riquísima, un bombón... y tenemos una cuenta pendiente desde hace tiempo, y ahora que estamos los dos solteritos vamos a pagárnosla... El problema es que está muy malita, sólo diré que no es sagitario... y ya he quedado con ella que se tiene que recuperar, porque en agosto tenemos un compromiso, ella me ha dicho que hasta agosto que no me eche novia... así que tendré que hacerlo.

Lo que me obliga a hacer caso a mis cuñadas, quién sabe, igual me viene bien.