2007/12/15

Maldito Toro Rojo

Anoche hacía frío, mucho frío.

Y nada, que nos fuimos por ahí, con toda la gente de las cenas de empresa, hala, como si les hubieran dado suelta a todos...

El problema con el frío es que la idea de churrarte y estar calentito por dentro, parece mucho más apetecible, hasta digna. Y así hicimos.

Para cuando salimos de casa la cosa ya estaba liada, así que sólo pudo ir a peor, pasamos por el Tigre, empieza a tener ese sabor de hogar tan rico, como estar en casa, sólo con decir que Anabel nos sonrió, ya lo he dicho todo... qué fuerte.

Luego bajamos al casco, había que sacar partido a la exploración de tierras ignotas del pasado fin de semana. Estuvo bien, mi banquera pinchaba en la Casa Magnética, y le da bien. Lo típico, sales por otros sitios y acabas encontrándote con la gente que no ves de normal... Repartí invitaciones para la fiesta y seguí con mi plan para protegerme del frío.

Tan bien iba mi plan, que cuando llegamos al Ambigú decidí rajarme, y me pasé al Red Bull... maldito momento. En el antro este mejor que otras veces, se le coge rollo, más gente, más invitaciones y retirada en estado lamentable a hora indecente. Anoche no hubo un taxi para mí, y con el frío que hacía no estaba para esperar, a patita a casa que no vivo tan lejos.

Llegué a casa y a dormir el sueño de los justos, pero entre el frío y el paseo ya no me quedaba mucho rastro de torzón, bien, auguraba una mañana sin resaca.

Ja.

A las diez de la mañana me he despertado con los ojos como platos, y un eco del viernes pasado, Graciela diciendo "no me tomo otro Red Bull que luego no duermo".

He estado remoloneando en la cama un rato, he escrito un poco de Espiral y me he estado organizando la vida, tal vez la taurina tenga algún efecto positivo, porque en el rato que he estado me ha cundido mogollón.

El problema será esta tarde, porque la movidita me empieza a las siete con las firmas del salón del cómic, y con estos saraos nunca sabes cuándo podrás volver a casa. Bueno, si me entra el sueño, un Red Bull y a tirar millas.