2008/01/14

To gafas or not to gafas

El viernes me dieron mis gafas nuevas, después de más de diez años ya me tocaba un cambio.

Es curioso, últimamente pienso mucho en los últimos diez años... Me hago mayor o es el cambio de año, o un poco todo. Quién sabe.

El viernes mismo estrené las lupas, y me fui por ahí. Se me hizo raro que te cagas, normalmente sólo llevo las gafas para la tele y el ordenador, pero estaba un poco frito de no ver nada en los bares, y me apetecían unas gafas de pasta. Me dan un aspecto de lo más repelente, me encanta, así no tengo ni que hablar. Pues estuvimos en los sitios de siempre, pero me parecían nuevos, veía la decoración, la cara de la gente, vamos, otro rollo. Sin gafas los sitios molan más, todo lleva un filtro de desenfoque que le da más glamour, y la gente, es un estrés, ¡todo el mundo tiene cara! y ves hasta a los del fondo...

Total, que el sábado salí sin ellas, y también desastroso, ahora que sé que puedes mirar a la gente de lejos, me sentía como si me lo estuviera perdiendo todo. Todo hay que decirlo, a última hora de la noche, en el Ambigú, el espectáculo era casi mejor perdérselo... Estoy seguro de que muchas de esas chicas cobraban... hacía demasiado frío como para llevar esas faldas...

Habrá que acostumbrarse.

2 comentarios:

bertxo dijo...

ya puedes entrar a los bares de modernitos con gafas de pasta!!!!!

agurtxan3 dijo...

a ver a ver esa fotito con tus gafas... la queremos publicada en el blog