2008/02/17

Los niños se hacen grandes...



Qué bonito, qué monada.

El sábado estuve en el concierto de los Kyoto (antes Haikus), rollito siniestro melódico, no me va su rollo, pero tocan de puta madre...

Y allí estaban, los chicos... que eran niños hace no tanto (no tanto, ya me vale, no tanto...), los chicos del Proyecto Sapo, para mí siempre serán los Sapìtos... Escuchando el rollito triste me invadió una ola de dulce melancolía; ahí estaban...

Uno sonreía, feliz por tener una vida que le llena, una chica en Barcelona a la que quiere (se le cae la babica). Ya no había ansiedad adolescente en su gesto, estaba centrado... muy bien.

Otro miraba embobado a una chica en el escenario...

El de los pelos rizadotes, cada día más sociable... poco a poco... Estaba dándose besitos con su chica. Es lo bonito de los jevis de toda la vida, llega un momento en el que se asientan, dejan su gesto adusto y sale a la superficie su buen fondo. Ahí, a piquitos con la chica.

Y otro, liberado, disfrutaba, ahora pincha, y lo hace bien, éste vive la vida a grandes sorbos, ahora pincha, y lo hace bien...

Todos ellos, unos años después, más mayores, son felices, o lo parecen.

Por mi parte, sentí un orgullo de conocerlos desde hace tiempo, los siento como míos en parte, qué majos.

Sí, sí estoy de buen rollete... Había mucho amor el sábado por la noche en el aire; será que empieza la polinización.



La noche no acabó ahí, siguió el buen rollito, Chus y Alex, qué muchachos, qué pareja...

Fuimos al cumpleaños de Bétur, sólo una palabra, bizarro.

Muchas risas y muy bien, de hecho, después del paso obligado por el Tigre, fuimos al Pulpo donde pinchaban Postdata DJs, espectáculo tecnopopero del bueno. Más buen rollo.

Y luego a la Z. Que como su nombre indica, es el final. Como novedad, ahora cobran entrada, a un precio razonable, eso sí.

De vuelta a casa una cosa buena, perdió el Madrid y ganó el Barsa, lo que pasa con el fútbol es como un barniz, le da un acabado a la semana, y este es el que me gusta a mí.

Todo muy bien, todo muy bonito; para acabar una foto que le encantará a Al, el gag club, que se lo curran.

2 comentarios:

Guillermo dijo...

Que majo es usted caballero.

Cuídate

álvaro ortiz dijo...

ay que me emociono con su texto, señor

es cierto, ya hace uno añicos que nos conocemos y uno se hace mayor...

no te vi después del concierto, pero espero que no se le hiciese muy duro

pásese por mi blog si gusta!