2008/02/08

No vuelvo a dejar un DVD...


Lo he dicho muchas veces, pero esta vez... esta vez va en serio... creo.

El problema que tiene dejar, pelis, cedeles, libros, tebeos, lo que séa, es que pasa el tiempo y no te acuerdas de a quién se lo has dejado.

Anoche me puse a buscar Life Acuatic y I Love Huchabees, dos pelis de estas raras que me gustan a mí, son cojonudas, tan buenas, que a alguien se las habré dejado, y así se pierden las cosas.

Hace unos años le dejé a alguien Schreck y Monstruos S.A., y no las he vuelto a ver. Y de todos es conocido el caso de Toy Story (pregunté mil veces a todo el mundo).

Ahora la historia se repite... ¿¡Quién tiene mis pelis!?

Me encantaría recuperarlas, así no tendría que cortar el grifo de los préstamos.

Es como el caso de los mecheros pero en caro. Hay gente que se compra cantidades ingentes de mecheros y los ponen en circulación, porque sé de muchos casos de fumadores de largo recorrido que en su vida se han comprado uno. Yo no quiero ser el que pone las pelis en circulación... estoy harto!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

David, ¿recuerdas que cuando érais pequeños os sugerí que al prestar un libro anotáseis la fecha y a quién? Pues eso, que ya sabes qué hacer. Porque si tonto es prestar, más tonto es devolver,
pudiéndote quedar sin más con algo que te gusta, ¿o noooo?. ¡Míra que si eso fuera robar...!

Le Chariot dijo...

Mi papa decía; "Hijo, hay dos tipos de tontos, los que dejan las cosas y los que las devuelven".
Ponte a pensar lo que pasa con el dinero si haces lo mismo