Fiesta Científica


Qué noche ayer...

Hacía tiempo que no volvía a casa de día, me lo pasé muy bien.

Antes de nada, y porque pago mis deudas, tengo que hablar de las Postdata DJs; pinchan muy guay, pop bailable, fresco y divertido, modernete pero siempre accesible, con alguna perla oscura para darle interés y ante todo con la fiesta como objetivo único. En el escenario son muy monas y muy bailongas, montan su chou sin pretensiones, coreografías libres y los mismos pelos... yo las llamaría Siamesas DJ, pero Postdata ya está bien. Yo si puedo no me las pierdo, próxima cita viernes 28 en el Tigre.

Y eso, que ayer estaban en el Tigre. Este bar se ha convertido ya en parada obligada, y se siente uno como en casa. Unas copitas, y hale, a seguir...

El viernes abrieron un bar nuevo en lo que era el Jelfayar, se llama Belmondo y de momento huele a pintura fresca, cuando se asiente ya veremos qué tal va, está muy bien situado, así que habrá que ir pasando.

Luego al Pulpo, a ver al primo, un poco más tranquilito que las últimas semanas, pero mejor que los días malos.

Y ya fuimos a la Zeta, que es como el refugio de los restos, y allí, cuando pedíamos un poco más de noche... empezó a llegar gente, grandes clásicos, de los que te aguantan un ratico más. Cerramos la Zeta y acudimos al Tukutrú, que es la Zeta de la Zeta, pero estaba ya cerrado o aún no estaba abierto, no lo sé, intentamos las Jarras, pero ya era un exceso, mucho jevi y poco camarero, hale, a desayunar.

Un beiconqués y unas patatas que me supieron a gloria, estos chinos le han pillado el punto a los bares de boinas negras. El desayuno de domingo mañanero, es un clásico, me encanta... Sólo le faltaba Gabinete Caligari como banda sonora.

Comentarios

Diego Burdío Román ha dicho que…
Es que los chinorris nos han venido al pelo para estos momentos.
A ver si te veo algún día por ahí de farra...

Saludos.