2008/06/03

La Vida es esto

He pensado bastante sobre este mi blog, en principio era una cosa muy privada, le di la dirección a unos pocos amigos, pero luego he visto que vía Google se puede llegar a él... Si fuera un blog profesional, sobre mis tebeos, pues la cosa no tendría más rollo, lo que pasa es que también es personal, cuento mi vida con más o menos detalle. No sé a la larga qué consecuencias me traerá, pero creo que voy a seguir como hasta ahora, en el fondo, en los tebeos que hago también cuento mi vida, bueno, en mi vida no hay invasiones alienígenas, pero todo se andará.

El caso es que los últimos diez días (sí, madre, diez días) han sido muy intensos, tanto que necesito contarlo... me lo he pasado muy bien, MUY bien; no es que me pegue la vida en casa sin hacer nada de normal, es que no es normal el ritmo que llevo. Eso sí, he bajado el ritmo de alcol, se nota, a mejor...

Tengo un recuerdo claro de cómo empezó, fue el jueves pasado, no, el 29 no, el 22...

Quedamos a cenar en casa de Chus, y el plan era tomar un par de cervezuelas y a casa, pero con Naty los planes no funcionan así... me encontré a las cinco de la mañana en el Bulevar pensando en cómo se me había ido la cosa de las manos... no encontré razón...

Durante el fin de semana iba a tener que dibujar mucho si quería recuperar el retraso que iba arrastrando con el CatWoman #81, quiero que quede muy bien y por eso no escatimo tiempo, tarda lo que tiene que tardar.

El viernes y el sábado salí sin contemplaciones, por los sitios de siempre, es una agradable rutina, ves caras conocidas y estás a gusto... bien, muy bien.

El domingo me lo pegué acabando lo que tocaba y limpiando la casa, es un ritual que he heredado de mi madre, limpiar antes de irte de viaje, así cuando vuelves, está todo limpito y da gusto llegar a casa. Acabé bien pasadas las cinco de la mañana.

El lunes a la ocho, con un par de horas de sueño en el cuerpo me metía en un bus que me teleportaría a Barcelona (dormí como un ángel todo el camino), por un dulce azar del destino dispuse de dos asientos para mí, y fue un placer. Llegué a casa de Roc a eso de la una.


Casa Roc

Una nota así en general; todo lo que se dice de que los catalanes son unos rancios, unos tacaños y gente muy cerrada es una puta engañifa, Roc, Edgar y Libia (bueno, Libia es argentina), me han tratado muy bien, me han abierto su casa de par en par y me lo han dado todo sin pedirlo, mi experiencia con los catalanes es inmejorable en este aspecto, habrá de todo como en botica, pero debo tener mucha suerte y sólo trato con los que son buena gente... Muchas gracias, guapos, me lo he pasado muy bien con vosotros y gracias a vosotros. Gracias, gracias, gracias.

Llegué poco antes de comer, y Edgar nos regaló el paladar con un pollo guisado de puro gurmet, del que tarda una horita en hacerse bien, hmmm... qué rico. Me bajé con él a tomar el café a la plaza de Rius i Taulet, la plaza del ayuntamiento de Gracia. Y empecé a hacer una serie de bocetos con rotus de colores.


Rius i Taulet y Plaça del Sol

Después estuve con Álvaro, es una persona que siempre me hace sentir cómodo, es callado porque no habla por hablar, así que procuro escucharle en lo posible, además, me da la oportunidad de dar rienda suelta a mi verborrea, y me quedo muy a gusto. Unos chismes en la plaza del Sol y a ver a Amaiur.

Amaiur es nombre de chico (según tengo entendido), pero Amaiur es una chica, es una de esas mujeres inteligentes y sensibles que tanto me gustan, lástima que tenga un novio tan majo y tan karateka... Tuvimos esa conversación que teníamos pendiente desde hacía un mes... es que es muy lista esta chica...

Al rato quedamos con el Àlex, el Manu, el Marc y el Arnau, cervecitas y charrada de la buena, alguno se fue y otro se quedó, un pacharán en la Virreina para después de la cena en el Ugarit, y la tibia lluvia de la primavera nos trajo a Roc y a Edgar. Unos chismes a cubierto en el Chatelet y se nos unió Álex. Nos fuimos cuando cerraba el garito. Para un lunes no estuvo mal, pero fue la tónica de lo que sería la semana, cerrar bares entre semana...

El martes amaneció medio lluvioso, un zumito de naranja y a Norma, la Jose estaba tan maja como siempre, reunión de trabajo y a comer al chino chino, me encanta ese sitio. Cafelito, y los chicos a currar.


Passeig de Sant Joan

Quedé con Pep para hablar de guiones, desde aquella vez que nos propusimos hacer Uno/Ana que no teníamos un ratico así, me encanta que por fin le empiecen a salir las cosas como se merece, es un crack y debía estar más que asentado haciendo sus cosicas. Nos pasamos por Freaks, una librería de cómics chulos, todo lo que tienen es estupendo, no tienen ni un mal tebeo, material en versión original, cosas raras... no vi mi Espiral... Me compré el tebeo del Pep, a ver cuándo me lo leo...


Librería Antifaz

Tenía un rato antes de mi KungFu y me pasé a ver la nueva tienda de Antifaz, está donde estaba pero unos números más arriba, han ganado con el cambio, y si ya me gustaba el sitio antes, ahora se ha convertido en mi librería favorita, tiene sabor de librería de cómics pero no huele a friky, se lo han sabido hacer muy bien. Tuve la suerte de que me hicieran el recorrido por los almacenes y me tomé la confianza de tirar fotos, menudo sitio, nen.

Llegué al Barenys (mi gimnasio) entre sudores, la humedad era importante, y me alegré de encontrar a mi Sifú, Albert Sala, está como siempre, tranquilo, calmoso, centrado en las artes marciales... una manera de vivir... Mi vuelta tras un año fue dura, había olvidado partes de las formas y tenía otras que hacía mal; estaba duro en las técnicas y no fluía, Joan, el zurdo del infierno, me metió un buen palizón en el Chi-sao, y me fui a casa apaleado pero contento.

Cené con el Francis, qué bien le sienta esta chica... Estaba en modo currante pero muy contento con la vida. Es bonito ver cuando la gente es feliz. Cenamos en el Cantina Machito, el mejicano menos mejicano al que he ido, es todo muy sanote y tiene muy buena digestión.


El Vinilo y el Raim.

Luego fui al Vinilo con el Roc, y se nos unieron el Ratón y la Gádor, y más tarde el Álex. Me gustó el sitio, es un bar de copas y mesas donde te dan de cenar platillos elaborados, como unos makis mediterráneos... Cervezotas a piñón, nos cerraron... y al Raimat; recordaba vagamente el sitio, es como de perroflautas del rollo cubano, con sabor de Gracia, claro, nos cerraron. Nos mojamos de camino a casa.

El miércoles fui a comprar con los chicos por el barrio. Confieso que soy un enamorado de Gracia, Barcelona me mola mucho, la quiero, pero Gracia es amor del bueno... Me compré ropita muy chula, de capricho, pero oye, yo lo valgo. Desayunamos en un garito en Rius i Taulet, y en frente estaban rodando no sé qué, equipos de tele, movidas... alguna vez he fantaseado con hacer tele, pero es que debe ser un pitote que lo flipas... qué de peña hace falta... perezón.

Me fui a toda prisa al Barenys, otra vez llegué sudando, no recordaba la humedad de Barcelona... En el turno de mañana estuve mano a mano con el Ricardo, sigue siendo el alumno aventajado y un pavo muy majo. Ya estuve un poco más suelto, mi Chi fluía mejor, pero en el Chi-sao Ricardo sigue siendo insuperable.

Luego a comer con Macho al Vitto, un italiano muy rico en Sagrada Familia, probé una especialidad de la casa, siempre hay tiempo para lasañas, hablamos del curro y del mundillo, luego me llevó al barrio del Xavi, el Eixample Esquerra, que tiene todo lo malo del Eixample sin edificios bonitos. Pasamos por la Fnac de la Illa y nos encontramos con Kiki, que se ha comprado un iPhone, cómo no, menudo juguete más bonito... Esperaré a que lo bajen de precio y le hagan un par de mejoras, pero vamos, es para volverse loco. Ahí seguimos hablando de lo divino y lo humano... tienen conversación filosófica-friky estos dos.

Quedamos a cenar en el Koyuki con el vecino, es un restaurante japonés muy rico, me encantan los shobas que hacen, es tan bueno que no necesitan ponerte vajillas pijas para distraerte, muy rico.

Fuimos al Sain Germaine a tomar unos digestivos después de la cena. El garito este es uno de esos sitios modernos de Gracia, cogen sillones viejos y te los enchufan ahí, me recuerdan a las peñas de mi pueblo, pero con glamur, se están poniendo muy de moda y no sé qué pensar, si son una engañifa o lo más cul.

Al rato bajamos al Otro Bar, donde estaban Roc y su prima Sara, que es payasa... bueno, actriz y palomitera... bueno, qué me sé yo... El garito, éste sí que es un garitarraco, tiene sus jevis, sus roquers y su billar, vamos, un garito. Cómo no, lo cerramos. El problema fue que teníamos el morro muy caliente y la risa muy floja, así no podíamos ir a casa... ¿un miércoles a las tres?¿estás loco?¿a casa? Pues sí, tomamos al asalto la casa del Roc y nos bebimos sus Vóldams, qué ricas, acabamos cantando, bajito. Hale a las seis a dormir.

El jueves se presentaba más serio, tenía comida en Planeta, y fue bien, me llevaron a un sitio chachi, sí, chachi, pidieron vino a tope y salí churrado a modo. Eso es una comida de negocios.

Nada, de paseo fui a ver a la MariSol y su perra, hale, a arreglar el mundillo de los tebeos, si nos dejaran hacer, dominaríamos el mundo...

Pasé a hacer una visitilla al Álex al curro y corre que te corre al KungFú. Esta vez ya iba más suelto, y acabé dándole lo suyo al Zurdo Maldito, qué majo, se había comprado el Cairo... si es que va una gente más maja a ese gimnasio...


Carles y Caterina, Àlex y Amaiur conmigo, en el Monchito (Minusa).

A la carrera me fui a casa del Àlex (hay que diferenciar a Àlex de Álex), yo creía que era una cenita, pero no, era un fiestorro... Había un montón de nuevos clásicos de Barcelona, incluso apareció Marco (no confundirlo con Marc, que también estaba...). Cenita muy rica, sobremesa, y al Monchito, claro, lo cerramos, pero cuando yo me esperaba que fuéramos a la Apolo, hubo rajada general, y acabé compartiendo un taxi a casa. Qué desdicha...

Aunque en el fondo fue una suerte, el viernes iba a ser mucho más duro de lo que me había pensado en un primer momento. Dormí como un ceporro y otra vez fui corriendo al gimnasio, esta vez ya estaba a tope, podía con cualquiera, bueno... el caso es que aquella mañana aparecieron todos los alumnos resabiados, el Ricardo, el Sergi y mi primo yugoslavo (no sé si es serbio, croata o qué) Bojan, llovieron palos en el Chi-sao, pero mantuve la dignidad, como siempre Sergi estuvo rocoso y Bojan impredecible... qué decir de Ricardo... Me despedí conminándoles a que pasaran por la Fnac del Triangle el 25 a las ocho de la tarde, donde presentaré Espiral: Cairo; más info los próximos días.

Luego tenía la comida de Davides, una nueva tradición que me he montado con el Navarrot, que es otro de los reyes del pim-pam, vamos a La Gavina y hablamos del arte y los tebeos... La Choni nos atendió con todo el cariño que en ella es normal, probé la receta de pizza de se madre y estaba muy rica, mango con queso de cabra, marciano pero riquísimo. Nos metimos al cinto una botella de lambrusco y nos fuimos a la plaza del sol a tomar el café. Hay que decir que la Choni nos hizo un baratazo de los que hacen historia, así que, gracias, Choni.



El Munera y el Navarrot en Plaça del Sol, Navarrot y Roc en el Diamant, los amigos de Navarrot, una modernita flequillosa en el metro.

En la plaza del Sol nos pusimos en la terraza del Joali, la que más sol de tarde tiene, me cogió color y todo! Ahí había quedado con el Munera y el Xavi para hablar, como no, de tebeos. Entre cervecitas se nos pasó la tarde y llegó el Roc, el plan era hacer un bocatilla e ir al Primavera Sound, pero nos encontramos con unos amigos del Navarrot y hubo que posponerlo.

Volviendo al principio del post; nos encontramos con un grupo de indígenas de Cataluña que no conocíamos de nada y estuvimos tomando chismes y charlando como gente NORMAL.

Con los chaguarmas del Petra (cuánto ha perdido con el cambio de propietario...) nos subimos en el metro línea amarilla, parecía el modernomóvil, se fue llenando de flequilludos, bigotitos y gafapastas hasta que llegamos a la parada del fórum, entonces llegó la ESTAMPIDA DE LOS MODERNOS!!! Hale, todos vestidos como unos mamarrachos peinados por un peluquero esquizofrénico dispuestos a gastarse una pasta en un festival. A la salida nos encontramos con la Jess, que es muy maja, como todos mis amigos.

EL PRIMAVERA SAUN:
(Macroespacio patrocinado por el Héctor, el hermano de Raúl).




Registros y colas pasadas justo las ocho, setenta eurazos de entrada y ya estábamos dentro.


Estructuras del Fórum.

El sitio me pareció perfecto para montar un sarao así. A la orilla del mar con espacio de sobra y obras megalíticas, sin barro ni polvo ni ná, lo que se conoce como una plaza dura.

Vaya... tiene doble sentido.

Tenía varias carpas donde tocaban los grupetes y muchas barras donde cobraban un precio abusivo por las cosas, baños portátiles y unos meaderos de pared también portátiles que me parecieron la mar de ingeniosos... al final de la noche estaban llenos y daban un poco de asquirri, pero por lo menos no había que hacer interminable filas (hacer cola y baño siempre me ha parecido una unión un tanto incómoda).

En uno de los puestos de la entrada trabajaba Libia, que sacó la argentina de dentro de Jess, pareció como poseída por Zelig por un rato.

Nos encontramos con Raúl que tenía muchas influencias, tantas que no pagamos un duro en toda la noche y no paró de correr la cerveza. Gracias Héctor, molas mucho. Hicimos piña y nos dedicamos a ver conciertos de los que no gustan mucho. Esa es la pena de los festivales, que te gustan tres o cuatro grupos y el resto son como de relleno, da un poco de palo gastarse la pastaza que cuestan para ver conciertos que ni te van ni te vienen, hombre, a veces ves cosas chulas que no te esperas, pero aún con todo es un poco empacharte de arroz.


Raúl, Roc, Jess y yo.

Cenamos esos chaguarmas del Petra viendo un concirto de quién me sé yo frente al mar; el sitio es muy bonito y viste cualquier mierda que hagas, así que estuvo bien.

Otra reflexión sobre los festivales del siglo 21, son un mercadillo tremendo, están llenos de publicidad de un montón de cosas, sobre todo bebidas alcohólicas y ropa, merchandaisin de grupos y demás, seamos conscientes; que nadie vaya a un sarao de estos esperando encontrarse con un movimiento juvenil espontáneo y jipi, esto es lo que es, el negocio de y al rededor de la música.


The Sound

Después de cenar, y con un Raúl pletórico trayéndonos cervezas vimos a the Sound, un grupo de rock de toda la vida, demostrando que la experiencia encima de un escenario se nota, clásicos y cojonudos.

Nos encontramos con las Postdatas DJs en la zona de comidas, gemelas como siempre.

Después a los Shebado, que por lo que fuera me dejaron un poco frío.



Devo

Y se hizo la hora de los Devo, un grupo ochentero iconoclasta, gamberro y malintencionado. Allí nos encontramos con Tamara, que aunque jevy, es fan de los buenos grupos. Yo no era muy fan, pero sabía que tenían una buena puesta en escena. Vaya con los yayos... Un concierto muy divertido, unos visuales muy conceptuales y vamos, recursos muy currados, se disfrazaban, se cambiaban en el escenario, regalaron gorros, pelotitas de goma... muy guay. Durante todo el concierto me acordé de Ratón, te habría encantado, chico...




Foto 3: Mari, Foto 4: El colega del Navarrot.

Acabó y nos encontramos con Mario, el primo del Ratón, descamisado y buscando su cartera... cosas que pasan. También nos habíamos encontrado con el colega del Navarrot, que ya nos lo avisó por la tarde, y también nos avisó de que nos volveríamos a encontrar... y así fue.


Cat Power

Después de el conciertazo fuimos a ver a la Cat Power; bien, muy guay, canta muy bien, se adapta al directo y el recinto con gradas le daba una acústica muy chula, la tipa es una flaca pero llena el escenario, no era de bailar, pero la tipa transmitía.


The Go! Team

Yo sólo tenía ganas de ver a los Go! Team, que eran la principal razón para ir, Juan del Belmondo me había avisado de que tenían un concierto muy bueno, pero nada me preparaba para lo que vi.





The Go! Team son un grupo muy difícil de clasificar. Llevan dos baterías, dos guitarras, un bajo, un número indeterminado de sintes y una cantante principal; pero se cambian los puestos con mucha frecuencia, aparte uno de los guitarras a veces toca la armónica... Hacen un rollo electropachangapostpunkpop (?), lo que sí que tengo claro es que lo que vi fue el mejor concierto al que he ido jamás... tenía la energía de un concierto de rock de los buenos, el ritmo de una sesión de DJs y el contacto de una verbena...

video
Estaba más por ver el concierto que por grabar el vídeo...

Todo se movía, era como sus vídeos; he intentado encontrar un vídeo de sus conciertos en YouTube pero ninguno les hacía justicia...



Eran pura energía; vale que todas las canciones suenen un poco iguales, pero es que son igual de buenas! Todo el público bailaba, hasta la última fila, y eso no es fácil, veníamos de un concierto muy bueno como había sido el de Devo, pero es que esta gente los estaba dejando en nada... Las palabras se quedan cortas, lo que sí que podéis hacer es ir a verlos si tenéis oportunidad, es una experiencia cojonuda. Mi mejor concierto de toda la vida.


El Guincho

Con los últimos ecos, y siguiendo la marabunta nos fuimos al Guincho, que estba muy guay, un DJ con percusiones y currando en vivo, divertido, pero yo ya esta muy arriba como para bajar...

A eso del las mil nos volvimos a casa, el suelo estaba lleno de vasos, los meaderos llenos y la gente cansada... restos de un naufragio.



¿Valió la pena? Sí, the Go! Team valían los setenta eurones, sin ellos habría estado bien, pero no habría sido lo mismo... fue como el concierto de Roni Size del Benicassim del 2000, un antes y un después.

Sábado, resaca y cansancio. Un zumito de tomate en el Terra y una comida mejicana (de la de verdad) en el Chido One y a ver a la Bea.




Qué casa... qué terraza, qué vistas... Todavía tenía el concierto en mi cabeza, tenía esa energía y todo me parecía bien. Tiré muchas fotos, pero no pude capturar el ambiente del sitio... es guay. La Bea es una anfitriona estupenda y se lo sabe hacer muy bien; tarde de lluvia con una primavera que se abre paso a la fuerza, perfecto para oír Facto de la Fé. Sospecho que Igor, su gato me robó los cascos del iPod porque no los encuentro, así que seguí mi periplo barcelonés sin música.

Quedé con el Xavi a hacer sábado, pero parece que la lluvia hace demasiada mella en la gente. Caléxico, Heliogábalo y en el Café Blues se nos unió el Roc. Las energías ya escaseaban, pero oye, poco a poco conseguimos levantar el temita. Acabamos arreglando el mundo en can Roc, lugares comunes.


Patio de luces de Roc.

El domingo fue un monumento a la pereza, siesta y sangüis de pavo... pero salió el sol y me fui con la Libia a tomar "una cervecita", inocente... En el Terra se nos unió el Roc y luego el Navarrot, nos jugamos unos metegoles (futbolines) en el Caléxico y fuimos a cenar a la Gavina que estaba petada, esperamos haciendo cervecitas en la plaza del Sol y se vino el Álex. Salimos ya tarde y fuimos a un sitio que se llamaba el Mode o algo en plaza del Sol, está delante del puentecillo sobre la cuesta del parking y es muy cool, con jukebox gratuita para que pinche el público. Cómo no, nos cerraron y acabamos en el salón de Roc oyendo Miranda, me resisto, pero algún día acabará por gustarme ese grupo.




El que faltaba, el Álex.

Esta mañana, parece que no iba a acabar nunca, he sorprendido al coche de Google que toma las fotos de Barcelona para el mapa 3d de superficie de la ciudad, me encanta Google, siempre hacen cosas muy guapas... El bus me ha traído de vuelta en brazos de morfeo y aquí estoy, escribiendo un post coñazo.


El coche cámara de Google.

Antes de irme a dormir quisiera agradecer a la Canalla lo bien que se han portado conmigo, sois guays, todos.

Y es que la vida es esto. Adeu.

2 comentarios:

VAYATELA!BCN dijo...

Nos lo pasamos tigretónnnn! Y desde luego me apuesto mi mano zurda a que te acabarás enganchando a Miranda!
muak!

álvaro ortiz dijo...

chico, debes ser el único zaragozano que no me encontré en el primaverasounz!

que grandes los devo!

a ver si nos vemos co