2008/08/17

Y el balón vuelve a rodar...

El fútbol y la vida a veces comparten metáforas, pero de eso hablaré otro día.

Anoche vi jugar a mi Barça en el Gamper.

Hay veces que vives algo y te parece ver por un momento la sombra de un guionista genial detrás, pasó con la última Champions del Barça, pasó con la Eurocopa de este año... hay veces que lo ves; en el amor, en el trabajo... está ahí, sabes que la historia seguirá los patrones que tiene que seguir, los clásicos del drama desde los griegos.

Anoche lo vi en el partido del Barça: la defensa no terminaba de funcionar, el Boca asustaba y se veía que íbamos a perder, marcó el equipo argentino (no sé porqué, pero el River me da más rollo, cosas de piel). En el campo los buenos, Eto'o había pasado el verano discutido con la afición...

Inciso: Eto'o me cae muy bien y creo que es el mejor 9 que puede tener el Barça, creo que juega feliz y que hace equipo, es valiente y entregado; y lucha, lucha cada balón, y detesta perder. Es su mejor baza y su peor enemigo, necesita que la gente le quiera, necesita que los culés le apreciemos en lo que vale, y es celoso. Pero está dispuesto a todo por el amor de su afición.

Eto'o había cerrado su salida en falso, había hecho las paces con el club como sabe hacerlas, con goles. Teníamos en el campo mis centrocampistas favoritos, en defensa a Puyol que me deja muy tranquilo y Pep Guardiola (que todavía no sé qué esperar de él) defendiendo su sistema de juego.

Los minutos pasan y seguimos perdiendo, cinco de prolongación y llegamos al '92; Xavi bota un córner, ¿quién quiere cubrir al bajito en un córner? Nadie; Puyol, solo de testarazo perfecto clava a los argentinos y libera al Camp Nou de la presión, no perdemos, y es otra vez gracias a Puyol, un chico de la casa...

Pero el Barça no se conforma, quiere ganar el día de su presentación... Saliendo desde atrás le llega un balón a Xavi, el mejor de la Eurocopa, mira al hueco y pone un pase al hueco para que llegué Samuel, que en el sitio perfecto en el momento perfecto y en el día perfecto, empuja el balón al fondo de la red de un cabezazo. En el último minuto.

Por un leve instante el campo toma aire... El chico ha vuelto, Eto'o corre hacia el córner a celebrar con los suyos, con su afición, con sus compañeros... con su equipo un tanto que nos da nuestro trofeo, el Gamper.

Ya está, el guión perfecto... Tenemos equipo, podemos remontar, tenemos fe en la victoria... este año vamos a hacer algo.

Luego tocaba salir un poco.

Mi cuerpo se negó a beber nada, lo del viernes fue un exceso muy severo; chicos y chicas, no mezcléis, todos lo sabemos... no hay que mezclar.

Fuimos al Tigre donde había un bodorrio, una de las Catys se casaba, venga, alegría. Hablé con la gente sobre lo del viernes, me quedé más tranquilo. Todos acabamos fatal, no fui el único patético, había bailado agarrado con mi primo, una tal *** hizo tentativas de subirse a bailar a la barra y en general todos tuvimos una actuación similar; y todos teníamos una resaca a la altura... No es consuelo, pero sí es consuelo.

De ahí al Candy, últimamente no lo trabajaba, pero siempre me tratan muy bien allí, Fernando es un cielito y se gana el cariño de los parroquianos. El mío el primero.

Es bonito cuando vas a los sitios y te sientes entre amigos, en el Tigre y en el Candy me pasa, gracias, chicos.

Era inevitable acabar en la Z, cosas que pasan. Y como en los mejores días, desayuno en el Ruiseñores, eso son raciones de papas.

Tal vez sea que hoy es el cumpleaños de una mujer muy importante para mí, pero hoy estoy contento. Es el primer cumpleaños de Mai, la otra Mai, la nueva, y hay que inculcarle desde ya, que es la fiesta más importante del año.

Me retiro a mirar mis fotos digitales, hoy he tenido un ataque de flashback y sólo hago que mirar fotos.

Feu bondat.