2008/09/26

Se acabó en verano... bienvenido el otoño.

Hola, gente.

Qué de cosicas... y yo que no escribo nada últimamente.

Ya os dije que iba a Barcelona a despedir el verano, y así lo hice.

El jueves parecía San Plantón, mi fastuoso móvil nuevo me dio plantón al no sonarme el despertador... que seguro que fue culpa mía, los aparatos electrónicos no tienen conciencia aunque a veces lo parezca. Así, le di plantón a mi autobús, no había perdido nunca uno, me supo fatal romper mi imbatibilidad, pero así es la vida. Fui con los Profesionales a la expo del Juanjo Saez, un artista de la pista, ese tío trabaja muy bien. Unas pizzas, unas cervezas y... un plantón en el Alfa. Me quedé tomándome una copa mientras hacía tiempo para que llegaran mis amigos, y a mitad de trago me informaron de que no venían... Puzza... Quedé como un auténtico borracho que va a un bar que no conoce, se toma una copa sin hablar con nadie y se va...

El viernes ya fue mejor, quedé con el Navarrot para la clásica comida de Davices en la Gavina... cómo nos quiere la Choni... Hablamos de nuestras cosas de Davices, compré unos tombos y ya me fui a casa de Amaiur y Àlex para la fiesta de fin de verano, cómo no, llovió. Estuvo bien, me gustó Badalona, es como un pueblo marinero gigante, la playita cerca y al lado de Barcelona... mola.


Parada del metro de Barcelona, parece la capital del imperio Klingon o algo... Está usted en Gorg, abandone toda esperanza...

El sábado me fui por la tarde a tomar chismes con Álvaro y a comprar tebeos, una tarde entretenidica...


Me anima un montón esta tienda, es súper positiva.


Las calles de Gràcia...


Un graffitti, esto es arte, estuy convencido... y gratis.


El portal de Ana y Alicia.

Inciso; por si no os dais cuenta, estoy contando todo a la velocidad del rayo, hay gente que me dice que me enrollo demasiado, así que me tiro al párrafo corto, que me cuesta menos, aunque seguro que me seguirán diciendo que me enrollo... Que os den, cabrones.

El sábado por la noche cené en un japo con el Edujante y señora y el Roc; me fliparon los mantelillos de papel, esta gente se los hacen ellos mismos, si no, no me lo explico...


Licacias pai slt visita.


Buen Piavecha.


Ban pialit.


Agiaim la seva visita.


Blleid Piclvecha.

Tarde ya con la Jess al Fantástico, un bar popero sin más ni más... está bien... pero molan más los de casa, y luego a la Apolo 2, donde nos encontramos con Tamara, otro pedazo de habitual de la noche Apolínea. Tajadilla y para casa.


La Apolo 2.

El domingo fue todo un domingo de otoño, cociné para mis anfitriones y nos dedicamos a ordenar la Base de Operaciones Barcelona porque Edgar se va y hay que hacer casting para nuevo inquilino y el piso tiene que estar de cine. Tanto fue, que a Roc le dio el puntazo de pintar... y ya nos pusimos todos un poco...


El puntazo de Roc.


Mi aportación.

Me fui a cenar con Fernando e Ismene al Keko, un multioriental que está buenísimo y no es caro, me encantan sus rollitos vietnamitas.


Paseando por Barcelona...


Barcelona tiene estas cosas...


... y también estas.

Volví a casa esperando encontrarme a los chicos como hormiguitas trabajadoras, pero no, estaban de farra en el Electric, un sitio con mucha personalidad, típico del barrio por otra parte, con una expo fantástica y hasta apareció el Güell, que cada día dibuja más y mejor, me da hasta miedo... Toda la tropa a casa cuando cerraron, a tomar cervezas y a hacer ruido. Hale, hasta las mil... Eso sí es despedir el verano como Dios manda.






El lunes me desperté tarde y me fui a mis recados bajo la lluvia propia de Septiembre en Barcelona, me compré un montón de rotuladores Tombo, mi nueva afición y un par de regalitos.


Algún día me compraré una moto de estas.

Hice unos macarrones con fuet que harían llorar de envidia a Ferrán Adriá y me fui a ver al Raul, creo que esa tarde empecé a coger el catarro que tengo ahora. En Barcelona, cuando llueve en otoño sudas por dentro, tienes frío y te empapas por fuera, si no es para cogerte algo malo ya me dirás.


Raul en la Virreina.

Luego quedamos con el Navarrot y nos fuimos a echar unos futbolines, David nos machacaba hasta que apareció Manu y se unió a él, para equilibrar... Equilibró pero no demasiado, nos volvió a ganar.


Un Playmovil.

La noche del lunes pasó sin incidentes, un bocatita y a la cama... Habían suspendido el AntiKaraoke del Sidecar por la Mercé y me quedé dibujando hasta que acabó el Buenafuente... en ese piso estoy como en casa, qué bien me tratan...

El martes fue el día fuerte, me pasó de todo... Había quedado con Francis en la tienda de Diego, iba poco animado, pero paradójicamente, Francis me animó mucho... Digo paradójicamente porque Francis pasó una mala temporada y no era el tío más animado, pero mira, ya se le ha pasado y se está muy a gusto con él... Fuimos a La Roca a comprar... me tenía que haber comprado aquel sombrero... no me atreví, pero cualquier día doy el paso... Luego fuimos a Gràcia a comer. A Gràcia no se puede llevar el coche, olvídate, está hecho para desesperar al Santo Job... Acabamos comiendo unos shawarmas, que ya me va bien porque los de Zaragoza son turcos y no me molan...


Paseo por Gràcia buscando un sitio para comer.


Más paseo... me encanta...

Pasé por casa a dejar los trastos y me llamó Macho, ya tengo trabajo, empieza el curso... A la tarde quedé con Amaiur... Qué tía, qué lista es, da miedo... De lo que hablamos el martes haré un tebeo algún día, así que lo dejamos para otro momento.


El simpático camarero nos invitó a unos chupitos.

Fuimos a cenar con Àlex y a unas copas en el It Café, luego fuimos, ya perjudicados por el vino de la cena y las copitas... Al Burdel, un bar mítico del Rabal, cuando nos echaron los travestis de malas maneras ya no quedaba nada de nosotros, yo por mantener la imagen propuse ir al Sidecar, sabiendo que me dirían que no... Me equivoqué, acabamos en el Tarantos, la sala chunga del Jamboree, un sitio infecto. Unas cuantas anécdotas chungas de bar después volví andando a casa de Roc... las siete de la mañana.


El maldito Tarantos, con ese nombre, qué esperas...


Paseo nocturno por Barcelona.

Miércoles, me desperté a las diez, había que enseñar el piso, y yo me volvía a casa. Habría sido una mañana infernal de no ser por lo bien que se lo pasan Roc y Libia enseñando el piso y haciendo comentarios sobre los candidatos, no diré quién dijo qué, pero la cosa estuvo graciosa. Bus y a casa.


¡Adiós, Edgar, nos veremos por ahí!

Cómo no, al bajar del bus me paró la secreta... ¿cuántas veces serán ya?... siete creo... ya se me van a conocer.

Ayer jueves tenía tele con los chicos. Salimos el miércoles que viene en "Plano Corto" en Antena Aragón, creo que quedará chulo... algún día hay que conseguir que nos hagan una entrevista de verdad a los tres (Javi, Chus y yo), hacemos un trío humorístico realmente dinámico.


Chus haciendo su programa de cocina.


Rubén, el cámara creativo.


Una cámara... Luego busco alguna en Google y no encuentro ni una buena...


Almacén sin glamour.


El plató.


Javi con su moto nueva.






Qué mona que es mi ahijada... ya es una estrella.

A la noche, después de correr pasé por el Belmondo a devolverle un disco a Juan y a saludar en el Tigre... pena de catarro febril, porque estaba la noche en su punto, parece que han llegado los estudiantes de fuera y quieren hacer fiestuqui, me paice bien.

Hoy me he levantado acatarrado, y he ido a la Fnac, no paro de ver sombreros por la calle, me ha sorprendido gratamente que han cambiado las bolsas de plástico por bolsas de papel, no creo que sólo por conciencia social, la clientela de la Fnac somos medio jipis de mierda... Lo que no me ha sorprendido por costumbre ya es ir a comprarme un disco y que no lo tengan; no escucho música tan rara, creo yo... o es que ahora que se han deshecho de la competencia se han relajado... no lo sé.

1 comentarios:

Blanca Bk Gimeno dijo...

Buffff...!! Si que te enrrollas, si. Lo siento pero no puedo leer tanto. Demasiados post, demasiado de todo... Me lloran los ojos.. xD Veo que todo sigue como siempre. Me alegro. Recuerdos a Álvaro Ortiz!!

Pd.- Por cierto, me ha dolido mucho leer la tragedia de Perro. Un beso para él, esté donde esté. Era muy grande.