2011/04/28

Póker de clásicos

El astro argentino... qué bueno es.
Ayer, en el tercer partido de la sobredosis de clásicos que ha querido la suerte ofrecernos, el Barça se impuso en el total a la espera de un partido de vuelta bastante incómodo en el Nou Camp pero a priori proclive para los míos (tarde ya para negar mi barcelonismo). Parece que tenemos clasificado para la final de Champions.

Vayamos al principio, el sábado 19; el partido de liga en el que el Madrid tenía la última oportunidad de recortarle diferencias al Barça. El planteamiento de aquel partido fue el que han tenido todos los entrenadores madridistas contra el Barça en los últimos tiempos, interrumpir la fluidez del juego blaugrana a base de faltas y una presión muy física. El problema fue que (tras perdonarle un penalti del tamaño de Texas) le pitaron un penalti y expulsión más claro todavía, en el Bernabeu, que desequilibró la balanza, gol de Messi y una hora con superioridad numérica del Barça que le falta mordiente en este tramo final de liga, lo pagó cuando DiMaria provocó un penalti (que no era) que Ronaldo transformó para delirio merengue.

Primer síntoma de que algo se cocinaba en la capital del reino, algo un poco apestoso, la hinchada madridista y los periódicos lo trataron como un triunfo gigantesco... empatar en casa. Mourinho ha cambiado los valores del madridismo en una sola temporada, para no creer.

Siguiente episodio, la final de copa en Valencia. El Madrid sale con el mismo sistema, presión a tope, secar al Barça, cortar todas las líneas de pase, si hay que hacer falta, se hace. El árbitro no era muy tarjetero y así, en una jugada aislada en la segunda parte de la prórroga, balón de DiMaría que Cristiano cabecea magistralmente para ganar la final. No hay queja, el Madrid ganó, hizo una apuesta de juego que ejecutó perfectamente y fue digno campeón ante un digno rival. Enhorabuena, Real Madrid.

Mecachis...
En la celebración, a Sergio Ramos se le cae la copa y la atropella el propio autobús del club...

Tercer partido, ida de las semifinales de la Champions, Santiago Bernabeu. El Barça se presenta tocado anímicamente, cansado físicamente y discutido en los medios. El Madrid con un ataque que da miedo y enrachado, un momento físico estupendo y un sistema que han probado que funciona.

¿Por qué jugaron así?¿Por qué no presionaron la salida del balón del Barça?¿por qué no entraron como una bayoneta por la banda de Alves con tarjeta? Se limitaron a dejar al Barça tranquilo con el balón en su campo, haciendo un rondo al pobre Cristiano que a los veinte minutos se enfadó otra vez con el mundo, Dios sabe que no soy el mayor fan de CR7, pero tenía razón ¿era el único que quería ganar?¿qué hacían tres nueves puros como tres soles en el banquillo de Mou? Transcurrían los minutos y el guión seguía igual, el Barça muy conservador de la pelota en campo propio casi siempre al que le venía bien el cero a cero y que sólo iba a asegurar, el Madrid al límite de la falta constantemente, el Barça sólo avanzaba si estaba totalmente seguro del pase y retrocedía a la mínima hacia su defensa de cuatro inmóvil, el Madrid recuperaba balones muy lejos de la portería de Valdés... Y pasó lo que tenía que pasar, una falta a destiempo de Pepe (otra) que lo expulsa.
¿Y mi kimono?
Fue la jugada clave del partido por lo que merece comentario aparte. Pepe se desentiende del balón y busca el contacto a media altura, un tarjetón como un camión, sobre el color se puede discutir entre el naranja y el rojo, pero si te la juegas a hacer faltas, alguna vez te sale mal. Otra vez un jugador del Madrid se va a su casa. Pepe es un jugador buenísimo, un central rocoso, rápido y con muy buena salida de balón, pero le dan puntazos, lo ve todo rojo y le sacan una entrada a juego.

Luego, claro, Mou se hace el ofendido y se autoexpulsa.

Con uno menos no se puede jugar a lo que jugaba el Madrid así que fue cuestión de tiempo que el Barça, Messi, marcara primero a pase de un recién incorporado Afelay y luego haciendo su gol de videojuego, de patio de colegio, de chupón, de súper crack...

(Me encanta esta narración moruna.)

Seguro que le dijo a Busquets, mira, tú me la dejas aquí, yo me voy de cuatro, encaro al mejor portero del mundo (mala era para Valdés, Casillas es un súper clase) y se la tiro colocadita al palo largo...

El partido acabó sin más ni más, estaba todo dicho, todo hecho.

Pobre Mou, todos están en tu contra.
Luego, Mourinho se fue a la sala de prensa a perseguir fantasmas, una conspiración, que si siempre ayudan al Barça, que si pobres de nosotros. El año pasado en San Siro con Mou en la banqueta del Inter nos robaron de mala manera. A veces te pitan mejor, a veces peor, pero el Madrid no salió a ganar ayer, y si no sales a ganar, pierdes.

Por supuesto, los medios afines al Madrid se quedan discutiendo de si fue roja o no cuando lo que había que discutir era el planteamiento que hizo su equipo, flaco favor le hacen al Real Madrid con esa actitud.


En cualquier caso la cosa se queda vista para su cuarto partido, que el Madrid es Mucho Madrid y en cinco minutos te hace un tres a cero y te vas a casa con cara de tonto, mucho ojo que yo no quiero otra noche de aspersores.

7 comentarios:

copypaste dijo...

David, las fotos son simplemente de distintos momentos. Primero toca balón, luego va a cazarle y no le da. Pero si no le caza no hay tarjeta roja. Y el hecho es que no le da. Por otro lado, cada intento de engañar al árbitro sí que es tarjeta.

http://www.youtube.com/watch?v=ou_JW72XWJQ

No te asustes, el video es de intereconomía. :p

David López dijo...

Es como si intentase pegarle una patada en la cabeza y el otro la esquivase (permíteme la exageración), si le pilla bien le parte la pierna.

Estoy de acuerdo en que hay que regular más los intentos de engañar al árbitro, lo mismo es cuando haces una faltaca y dices que no ha sido, o haces mano y dices que ni de broma... Este partido el Barça lo jugó muy a la Mourinho, metiendo presión y llevándolo a lo extradeportivo.

Lo que está claro es que Pepe va a hacer daño sobre eso no me cabe la menor duda y lo del villarato me parece una excusa que no le hace bien al Madrid.

Lo bonito que era el Madrid de Zidane, un equipo que jugaba a algo más que el contragolpe. El Real Madrid tiene jugadores de sobra para hacer un juego con balón, pero para eso hay que construir un sistema y darle tiempo y calma al equipo.

copypaste dijo...

Hombre, David. Sin discutir la intención de Pepe, la tarjeta no es roja porque no hay contacto. Y una cosa, no es necesario regular más los intentos de engañar al árbitro, solo hay que aplicar el reglamento.Simular agresión es tarjeta.

Yo también creo que el Barça tiene equipo de sobras para ganar la champions sin dar el espectáculo de juego sin balón que dieron ayer Alves, Sergio Busquets y Pedro. Que Alves tuvo los santos cojones de salir en camilla ...

Pero esto ya es cuestión de gustos.
Con respecto a lo de Mourinho, que seas paranoico no significa que no te persigan, y lo cierto es que el Barça en los últimos años, en fin. la semi del Chelsea fue de traca, la expulsion de Motta el año pasado también, la de Van Persie este año y la última esta. No es solo un partido, han sido bastantes. El mosqueo me parece feo pero natural.

David López dijo...

Sí que hubo mucho teatro, lo cual no es bueno para nadie, el color de la tarjeta también es una cuestión de apreciación, de acuerdo.

¿Una conspiración arbitral a favor del Barça? A Pinto lo sancionaron (a posteriori) por silvar... a Xavi en liga le sacaron la amarilla que no le permitió jugar contra el Villarreal por dar un toquecito de balón... A veces las decisiones arbitrales son arbitrarias, a veces a favor, a veces en contra, pasa y hay que asumirlo.

El año pasado en San Siro contra el equipo de Mourinho nos perjudicó el arbitraje gravísimamente, pero esto pasa y seguirá pasando mientras tengamos árbitros humanos y no se use el vídeo para dirimir estas cosas.

Que te piten un penalti que no es, que te saquen una tarjeta de más, que no te piten un penalti que sí es, o fueras de juego dudosos o no, le pasa a todos. Al Madrid y al Barça también y no por eso hay conspiraciones.

En entiendo el mosqueo y la frustración porque la pasé el año pasado, pero de ahí a decir que la competición está adulterada hay un trecho muy gordo.

David López dijo...

Link con vídeos para ilustrar mi tesis.
http://www.mundodeportivo.com/20110428/champions-league-uefa/mou-recibio-ayudas-arbitrales-para-ganar-sus-dos-champions_54147263854.html

(Mundo Deportivo, un medio neutral, sí... ya.)

copypaste dijo...

Mira, yo sobre el tema arbitral tengo una teoría. Se tiende a favorecer al bueno porque en realidad es mas fácil acertar así. Entiendo lo de los árbitros y los errores y estas historias.

A mi también me cuesta creer en una conspiración arbitral, pero vaya. Comparar la expulsión de Mota con que igual le hicieron falta a Messi en la jugada anterior al gol del inter es tremendo.

Me dices que a Xavi le pusieron una sanción en un partido que ... joer, que no se puede acabar un partido con 11 contra el Barça a nada que seas un rival medio solvente. Eso es un hecho muy llamativo, tanto que hasta los jugadores parecen haberse dado cuenta y fingen agresiones sistemáticamente.

Y luego Xavi, iluminado él, dice que ha ganado el fútbol. Pues bueno, tendrá razón porque a fin de cuentas el deporte este lo inventaron entre Guardiola Cruyff y Rexach. Y esta sí es la parte verdaderamente molesta. Las lecciones y la moralina.

David López dijo...

Nando Calrissian!