2007/12/04

Gracias por vivir



Anoche Nieves dijo: "Cagüen la mar, mira que morirse el único tío con sentido del humor".

Bueno, ya tengo otra cosa que agradecerle a Perrito. El domingo por la noche estaba yo muy malamente, pasándolo fatal por mis cosas, y en mi hora más oscura, en lo más crudo del crudo invierno, cuando ya nada tenía sentido, le pedí a Perrito algo bueno, no pasó nada, pero al rato me llegó la inspiración, la VISIÓN, una salida a mi desesperación. Sólo necesitaba un poco de toque Perro.

Así ayer lunes, comencé el día muy contento, con perspectiva, y fue todo mejor, puse mi plan en marcha, dibujé poco y me fui a comer con Chus, le comenté mi idea y no le vió el sentido, normal sólo tiene sentido para mí... lo sé sueno a esquizo, pero creo que no lo estoy (bueno, creo). Llegó la hora, el escenario era perfecto, un bar irlandés y la buena de Graciela, que se debe de pensar que estoy tarado, pero gracias, chata, eres de las buenas. Y en un momento de psicomagia, una chorrada para cualquiera, pero ayer vital para mí, todo recuperó el sentido.

Perro ha sido la persona con la mayor teatralidad que he conocido, lo siento, Lagartos, la cosa va así, Perrito tenía la capacidad de transformar cualquier momento insignificante en la mejor experiencia, bajar al súper, barrer la terraza... le ponía esa magia que ahora echamos de menos... qué vida tan maravillosa si cada segundo de tu vida es especial. Los que no tuvieron el privilegio de conocerle no lo entenderán y creerán que exagero, que es lo que se dice de la gente cuando se muere, les compadezco, ya es tarde para ellos. Perro fue un tío tan grande, que ha conseguido que el aniversario de su muerte sea una fiesta, imagínate.

Allí empezó la celebración de la vida de Perrito, yo me metí al cinto todas las Murphy's que pude, y Graciela, dado el ambiente, me acompañó con un tinto, de haberle echado coca cola habría sido perfecto, el vino no está mal.

Ya en casa vinieron los Sergios y dimos cuenta de más cervezas irlandesas, a este paso me voy a aficionar... Hablamos de las cosas de las que no se habla normalmente y bueno, estuvo bien. Muy bien.

No hubo partido conmemorativo, pero oye, no dio el tiempo a todo.

Perrito, se te echa de menos, te diría que volvieras, pero seguro que iré yo a verte antes.

Davizzz