2009/02/17

Hacienda

El jueves me llegó una notificación de hacienda, un papelote que tenía que haber entregado.

El viernes no tuve fuerzas para planteármelo.

El lunes... era lunes, no computa.

Y hoy he encontrado un hueco para ir.

Sólo plantearse pasar por la Agencia Tributaria da un palo que te mueres, es algo parecido a ir al dentista, cuanto más tardes en ir, peor, y una vez te lo quitas de encima, no era para tanto.

Los funcionarios están muy dispuestos a que les des los buenos días y a que no les trates como si tuvieran la culpa, intentan que esperes lo menos posible y te tratan bien. Los trámites burocráticos siempre llevan tiempo y no somos los únicos que van a hacer papelotes...

Hoy me han sabido arreglar mis problemas en un tiempo más que razonable y velando por mi interés.

Como el dentista.