Sobredosis de Westerns!

Sin perdón (1992):
La culpable de este ciclo, es el final de una era, la era de los westerns, ya nadie busca películas de vaqueros, prefieren a robots advenedizos... Esta película es una obra maestra, un drama épico oscuro e instalado entre la agorafobia y la claustrofobia, en el universo de Sin Perdón ninguna opción es la buena. Masterwork!
El jinete pálido (1985):
Película manierista un poco falta de emoción pero muy fascinante, el minero rico maltrata a los pobres y estos piden ayuda a Dios, Dios manda a Clint Eastwood, un predicador que ha vuelto de la muerte para vengar a los que sufren. Me encanta cómo trata lo sobrenatural sin tocarlo, es el mayor logro de esta cinta.
Recomendada por Javi Pina.
Valor de ley (2010):
Los Coen rehacen un clásico, el resultado... el mismo clásico pero en HD.
Pequeño gran hombre (1970):
Dustin Hoffman nos cuenta la historia del oeste, la historia de la vergüenza y la tristeza dce un pueblo, de una manera muy humana con empatía y respeto por las personas.
Un hombre llamado caballo (1970):
En mi memoria era mejor, el tiempo le ha hecho perder algo por películas como Bailando con lobos, pero sigue teniendo escenas como cuando lo aceptan como indio... muy fuerte.
Río Grande (1950):
El western no se entiende sin John Ford y aquí lo da todo, acción, aventuras, peleas, bravuconadas, humor, amor... John Wayne. Qué delicia.
Los siete magníficos (1960):
Remake de Los Siete Samurais, un reparto de lujo... de lujo es poco, son todos buenísimos y lo hacen muy bien. La banda de pistoleros que se juntan para defender a los mejicanos indefensos. Un western de carisma y una música tremenda.
La leyenda de la Ciudad Sin Nombre (1969):
Un western musical, con Clint y con Lee Marvin nada menos. Son mineros y nos hablan de la hipocresía de la sociedad y de la búsqueda del más puro ideal de libertad, de cómo cada hombre es su peor enemigo y cómo sobrevivir cantando. Me encanta la canción que canta Lee Marvin bajo la lluvia "I was born under a wandering star". Inolvidable.
La diligencia (1939):
El manual de lo que es un western por John Ford, con John Wayne, cómo no. Una diligencia en la que viajan todos los arquetipos del oeste asediados por los apaches nada menos. Un matasanos, un honrado representante de whisky, un tahúr sureño, un banquero corrupto, una mujer de vida alegre, una dama respetable, un pícaro John Wayne, un cobarde gracioso conductor de la diligencia y un sheriff muy duro. La película responsable de que se empezara a usar a los indios como malvados masilla.
Es una película tan mítica que IMDB tiene una página llena de anécdotas estupendas... qué gran maestro John Ford.
Río Bravo (1959):
John Wayne, un viejo cojo, un Dean Martin borracho y un joven impulsivo deben custodiar a un pistolero malvado a espera de juicio en una ciudad totalmente en su contra.
El Sargento Negro (1960):
¡Un western racial de juicios! Qué barbaridad... Encorsetado, pero de John Ford.
Dead Man (1995):
Un contable estirado de Cleveland, Ohio, llamado William Blake recorre un oeste kafkiano que casi parece Doctor en Alaska, sólo puede funcionar con Johnny Depp y Jim Jarmusch.
Centauros del Desierto (1956):
Un veterano confederado de la guerra civil americana, un hombre con su honor intacto en el estado de Texas... Un western adulto del mejor director del género, tal vez su obra más madura y más técnica, empieza y acaba con una puerta en silueta, está llena de simbolismos, en definitiva, una obra maestra. En IMDb también hay bastantes anécdotas de ésta, es la primera de la que se hizo un makng of.
La favorita de Ernesto "Tomates".
Winchester 73 (1950):
James Stewart no es lo mismo, me cae bastante mal y puede ser por esa voz de doblaje que le pusieron. La película, después de un John Ford no es lo mismo, pero ese concurso de tiro del principio se me quedó grabado en mi niñez, contra eso, bien poca cosa se puede hacer.
El hombre que mató a Liberty Valance (1962):
Otro John Ford, coon James Stewart, Lee Marvin y... John Wayne, claro. Una película muy moderna sobre temas muy de nuestro tiempo, una de las que hace real la afirmación de que todo lo puedes contar en un western. Aquí la historia de un político que llegó a senador de los EEUU defendiendo la fuerza de la ley y el orden, un western político?
Aún faltan unas cuantas películas para completar este ciclo, pero es mi favorita de Ford por el momento.
Recomendado por Fran J. Ortiz.
Sukiyaki Western Django (2007):
Una especie de western japonés. Prologado por Quentin Tarantino es una historia del Japón feudal pero con vaqueros... de hecho es Jojimbo con vaqueros. No es Kurosawa (que era John Ford) pero tiene su punto, sobre todo estético.
Arma Joven (1988):
Atención al reparto:
Emilio Estévez, Lou Diamond Phillips, Kiefer Sutherland y Charlie Sheen (hermano de Emilio Estévez!) y dos más que no se hicieron famosos, música de Bon Jovi y la intención de revitalizar un género en decadencia. La idea era hacer una película para adolescentes en que se pudiera elegir cuál era el favorito de cada uno (más bien de cada una) y funcionó comercialmente, porque hicieron una segunda parte.
Arma Joven 2 (1990):
Emilio Estévez, Kiefer Sutherland, Lou Diamond Phillips y Christian Slater, que a Charlie Sheen se lo cargan en la primera. Intentan reeditar el éxito de la primera, consiguen una película mejor (era fácil) pero que no gozó del mismo éxito, en cambio, en televisión la han puesto muchas más veces. Una peli mediocre pero mejora por el cariño.
Jonah Hex (2010):
Mala, bastante mala... Aunque esté ambientada en el oeste funciona como peli de súper héroes... bueno, si lo dejo en que es un tordo me ahorro el rato. (¡Lo único bueno es que dura hora y cuarto!)
Grupo Salvaje (1969):
Sólo dos palabras: Sam Peckinpah, un clásico del género, una metáfora del final del salvaje oeste. Violenta y fascinante a partes iguales destila cine desde sus cartelas de introducción. Reparto de lujo para el único director nativo americano de la selección.
Hasta que llegó su hora (1968):
Sergio Leonel chanando como sólo él lo sabía hacer, un oeste americano fruto del imaginario colectivo. Calor, polvo y tipos duros, la música de Ennio Morricone funciona hasta con los sonidos ambientales, de bueno a la armónica: Charles Bronson y de malo... ¡Henrry Fonda! Guión de Dario Argento, Bernardo Bertolucci y Sergio Leone, ¡Dattebayo!
Recomendada por Chus Saiz.
Silverado (1985):
Con el plantel de estrellas que cuajan esta película uno se espera lago mejor, pero es totalmente descafeinada. Es como meter todos los arquetipos del western, meterlos en una bolsa, agitarla y filmar según sale. Una pena, John Cleese haciendo de shérif era para hacer una película mejor.
Wild Wild West (1999):
Con efectos especiales y sin mirar atrás nos cuentan una historia de aventuras, entretenida en sus mejores momentos pero que palidece cuando se acerca a las grandes obras que han cuajado este ciclo.
El Dorado (1966):
Howard Hawks siempre negó que fuera un remake de Río Bravo, pero puede decir misa (por muy en el cielo que esté), es un remake sin gracia con escenas calcadas

. Es sintomático que mientras los directores clásicos se dedicaban a repetirse a sí mismos, los renovadores hacían suyo el género, en esa misma época Leone concluía su trilogía del dólar.



El Bueno el feo y el Malo (1966):

Hizo falta sangre nueva, extranjera, para revitalizar el género. Sergio Leone lanzó al estrellato a Clint Eastwood y Eastwood abrió las puertas de Hollywood al italiano. Un clásico de aventuras, una película fuerte, radiante, vigorosa... Ideal para clausurar este ciclo.

Las que se quedan fuera:
La lista de visionado podía ser interminable, pero por algún sitio hay que cortar; las que he visto recientemente se caen del cartel, y son obras maestras como "Dos hombres y un destino", "Por un puñado de dólares" y "Solo ante el peligro".

También, por sobredosis, se caen: Río Lobo, Fort Apache, El rifle y la biblia, El virginiano, El hombre de Laramie, El árbol del ahorcado, Real zombie revolver, Wanted vivos o no muertos, y El maldito oeste (éstas últimas del género western-zombie).

25 películas para disfrutar de un género, para comprenderlo y cada día más adorar a los clásicos sobre todas las cosas.

Comentarios

Fernando Blanco ha dicho que…
No está mal la lista pero te dejas algunas que hay que ver: Pat Garret & Billy the Kid y La Balada de Clable Hogue de Peckinpah, El juez de la Horca de John Houston, La ley del Talion de Delmer Daves, Forajidos de Leyenda de Walter Hill, El Seductor de Donald Siegel o El Fuera de la Ley, la primera que dirigió Clint Eastwood. Ninguna de estas baja de Obra Maestra salvo quizás Forajidos de Leyenda que es demasiado Peckinpahniana, en el buen sentido, pero Peckinpah golpeo primero...
David López ha dicho que…
Vaaaaaya...

Ya está el Fernando tocando los cojones...

Prueba a verte 25 westerns del tirón, chatico, uno acaba afectado.

El caso es que el western es un género muy dado a películas buenas y en algún sitio había que hacer el corte. He intentado tocar todos los palos y verme las que ya conocía y las que me han ido recomendando. Ya iré a por las que comentas cuando vuelva a hacer otro ciclo de western, pero creo que tardaré un ratico.
Fernando Blanco ha dicho que…
Oye pavo, que no era en plan tocacojones! que cuando te toco los cojones ya sabes que ademas te insulto (eso sí, desde el respeto y el cariño... XD)
Era una recomendación de buen rollo, que con la lista que has puesto las que te recomiendo te tienen que gustar fijo... Aunque tardes un tiempo en verlas ya verás como merecen la pena.
David López ha dicho que…
Ay! Pobre Fernando!

Qué al lo trato...

Lo que me sabe malo es haberme dejado fuera tantas películas buenas y haberme tragado pestiños del tamaño de Jonah Hex...
Cinegoza ha dicho que…
Si me llego a enterar antes de tu ciclo te hubiera recomendado sin duda alguna "El hombre que mató a Liberty Valence". Una obra maestra del cine a lo largo y ancho del río Pecos y a la vez una reflexión sobre el género. Afortunadamente ya te la habían mencionado. Como no me puedo resistir y pese a tu saturación, te invitaría a que hicieras el esfuerzo de ver "Incidente en Ox-Bow" (1943), un gran y atípico western de William A. Wellman todavía a descubrir por muchos. Y de propina "La puerta del diablo" (1950) de Anthony Mann, uno los primeros westerns proindios, del mismo año que "Flecha rota" (Delmer Daves), directo y hermoso.

Abra-cines
David López ha dicho que…
Vaya, tendré que hacer un anexo!

Gracias, chicos.