2009/01/28

Rumba desde Andorra

El viaje va bien.

Llegamos el domingo vía Fraga, cenamos unaz pizzas estupendas y nos pusimos al día. Iván es un anfitrión estupendo.

Esto para los que se me quejan de que hago unos posts largos y aburridos.

El lunes nos despertamos con el día nublado y medio nevando, parecía que nuestro primer día de esquí no iba a funcionar. Abrió a media mañana y me fui con Cris a Pal, forfait de medio día y a bajar como locos, parece que las clases que me dieron Francis y Javi no se olvidan. Dolorido y encantada nos bajamos a por una ducha y unos estiramientos. Para cenar con Xavi y Tivi (Tibi?) unos nachos que siempre dejan ganas de más. La nevada de esa noche auguraba que el martes iba a ser un día de esquí espectacular.

Y lo fue, Javi no estaba para tonterías y a las doce ya estábamos arriba, sol, sin viento y nieve polvo... el día perfecto, cuando llegue a casa, si me atrevo, cuelgo unos vídeos. Todo lo bueno que tuvo el día de surfear (incluyendo mi primer fuera pistas, esquiando sobre algodón) lo tuvo de malo el camino de vuelta, problemas para aparcar, tráfico denso... una locura. Ya para cenar unos Kebabs e Iván (el primo, no mi hermano) demostrando que es un narrador superlativo. A la camita tarde.

Hoy me he levantado antes que el sol, con muchas ganas de hacer camino, se supone que dormiremos en algún sitio en la carretera entre Andorra y Angulema, nunca he dormido en furgoneta, estará bien, seguro, mis anfitriones son unos expertos.

Y mañana por la mañana, Angoulemme y un montón de tebeos.

Nos vemos.