2010/09/17

Weeds T5

La señora Botwin (Nancy), le tira cerillas a su amiga (enemiga) Celia para echarle de la casa de la madre de su suegro... ex suegro.
Huyendo hacia adelante.
Cuando empecé con la primera temporada me pareció interesante, un ama de casa que se dedica a vender hierba para sacar adelante a su familia.
El planteamiento inicial parecía bueno, y daba como para continuar durante años, pero caería en el síndrome Mujeres Desesperadas y no habría aguantado como espectador hasta el quinto año. No. En Weeds cada año van a más, van más lejos, tan lejos que ya poco queda de la situación original, sigue habiendo una madre que quiere sacar adelante a su familia con las drogas, pero de la situación inicial poco queda.
Los personajes han cambiado, los niños han ido creciendo de una manera creíble, los secundarios han ido evolucionando... todo ha cambiado, pero todo sigue igual...
Es una serie de episodios de veinte minutos con mucho humor, mucha inteligencia y mucha mala leche, no para de sorprenderte y todo el mundo debería verla.
No sé qué le falta para llegar a ser una serie de cinco estrellas, tal vez ese punto irreal de caminar en la cuerda floja sin caer entre lo increíble y lo inverosímil. Todo funciona, todas las piezas encajan, tal vez la imagen global metamórfica sea lo que no le deja entrar entre las indiscutibles (Los Soprano, El Ala Oeste, Hermanos de Sangre, The Wire... el caviar de la tele).
Nancy, en época de dar de mamar a su hijo mientras el hermano de su difunto marido acaba con su sobreproducción de leche.