2011/04/01

Clone Wars, visionado crítico

¡Qué cantidad de muñecos!
Soy fan de Star Wars desde que tengo conciencia y no solo conciencia friky, me pasé el verano de 1986 viendo una cada día, en bucle, y tengo una colección de muñecos y naves que haría la envidia de cualquier coleccionista si no estuvieran tan jugados. Pero esto no me debe impedir ser crítico con los productos de la compañía de George Lucan.

Me enfrento a Clone Wars con una mezcla de sentimientos, es una franquicia con mucho potencial, pero el episodio tres fue malo, el episodio uno muy malo y el episodio dos, ay, el episodio dos... una bazofia. Actores acartonados diciendo diálogos acartonados en (preciosos) fondos de mentira, esa es mi última sensación de Star Wars.

El revisionado de las primeras películas tampoco me deja mejor sabor, son un poco chorras,pero tienen mucho, mucho, mucho encanto, tienen una frescura y una manera de hacer tan novedosa que se merecen todo el crédito.

Así, con este equipaje en la mochila, me preparo para el viaje.

Que la fuerza me acompañe.